¿Como elegir y que considerar?


El ADSL es actualmente el servicio de internet más solicitado por las personas que deciden instalar por primera vez en su domicilio el servicio de internet. Esto se debe básicamente a que las compañías de telecomunicaciones compiten entre sí ofreciendo promociones que buscan reducir al máximo los costos por periodos de seis a doce meses en la iniciación del servicio. La ‘trampa’ de estas promociones es que tienen un precio bajo por cierta cantidad de meses y luego, pasado ese periodo, el precio sube considerablemente, y si el cliente decide pedir la baja de la prestación, se le cobra una multa de una cantidad importante.

Hoy en día los planes de ADSL barato van desde los 11 o 13 euros con una velocidad de 20 Mb, por los primeros seis meses. Orange lanzó el 13 de agosto la promoción que promete ser la más barata teniendo en cuenta los servicios de telefonía que incluye. Dicha oferta incluye 200 minutos a móviles solo nacionales, llamadas nacionales ilimitadas, 1000 minutos a cinco números móviles de Orange, 300 minutos internacionales y hasta 20 Mb de navegación ADSL al mes. Además de esto, incluye gratis el último modelo de router wifi.

Esta es una oferta muy conveniente para quienes utilicen mucho la telefonía fija, teniendo en cuenta que van a poder realizar llamadas a prácticamente todos los destinos por un costo mínimo fijo por mes, y lo que respecta a internet, es una gran velocidad lo que propone. Pero es una promoción que se adecúa solo a cierto sector de usuarios, y está destinada más que nada a familias.

Por lo general el servicio de ADSL no se ofrece solo, y siempre es para clientes que tengan línea de telefonía fija en el domicilio, ya que el servicio ADSL necesita del cableado de la telefonía fija. Igualmente, las ofertas para clientes que ya tengan algún servicio de la compañía, no son iguales que para clientes que obtengan la prestación por primera vez, esto se debe a la competencia que hay generada entre las empresas de telecomunicaciones.

Conseguir la mejor oferta no solo depende del precio final de la oferta, si no también de las necesidades de cada usuario, de los servicios que utilice en su domicilio (tv, internet, telefonía fija, móvil, etcétera) y de la calidad de dicho servicio, porque de nada sirve pagar menos para tener un internet ADSL de mala calidad o muy baja velocidad. Además de estas cuestiones, se debe tener en cuenta el costo del alta del servicio, (aunque la mayoría de las empresas la otorgan gratis) y los contratos de permanencia, ya que hay empresas que prácticamente obligan al consumidor a abonar más del doble de lo que pactaron en un principio.

Aunque haya muchas ofertas de ADSL barato, hay muchos usuarios que prefieren pagar un poco más pero se aseguran de obtener un servicio de calidad y una prestación que cumpla con los Mb y la velocidad que promete, al fin y al cabo, a veces lo más barato puede resultar siendo caro en otros aspectos.